domingo, 27 de enero de 2019

LA NIÑA DE LA ENCINA, ¿LEYENDA O REALIDAD? - HOSPITAL LOS MONTALVOS... CURIOSIDADES, MITOS Y LEYENDAS

Hace un par de semanas fui testigo, en la planta primera de Medicina Interna del Hospital Los Montalvos de Salamanca, donde presto mis servicios, de una conversación entre las hijas de una enferma moribunda y otra compañera técnico de enfermería. Nos encontrábamos finalizando el turno de tarde y el acompañamiento día y noche a su madre, sin que se produjera el fatal desenlace, había hecho mella en ellas, por lo que decidieron irse a casa a descansar, no sin antes dejar el teléfono y decirle a la compañera, con mucha insistencia, que si pasaba "algo" las avisaran, que en un cuarto de hora estaban allí, pero que bajo ningún concepto metieran a su madre en la bolsa (sudario) antes de que llegaran ellas. Mi compañera les dijo lo que se solía hacer en estos casos: una vez que fallecía alguien se avisaba al médico de guardia para que certificara la defunción, posteriormente se amortajaba al cadáver y se le metía en el sudario para que los celadores lo bajaran al mortuorio.
     
"El lado sur parece el costado de un gran trasatlántico: un Titanic varado, dispuesto a recibir el benigno aire meridional." (Del libro "Sanatorio de Los Montalvos - Guía para una Visita")
     
Una de las dos hermanas volvió a insistir en que bajo ningún concepto se metiera en el sudario a su madre antes de que ellas llegaran, y explicaba que actuando de esa manera se impedía al alma salir libremente del cuerpo, y que en otros hospitales más "avanzados" se colocaba a los cadáveres en habitaciones amplias, con grandes ventanales y las ventanas abiertas, para que el alma "volara" en libertad. 

Ciertamente por la forma en que lo contaba y la gesticulación que hacía, tuve que hacer grandes esfuerzos para contener la risa, pues estaba muy cerca de ellas y desde luego no procedía burlarse de las creencias personales, por extrañas que parecieran.  No fué hasta horas más tarde, cuando estando ya en mi domicilio, acostado en mi cama y tapado hasta las cejas como procede en estas noches de frío invierno, volví a recabar sobre el asunto. ¿Y si esa mujer tuviera razón? ¿Cuántas almas habrían quedado atrapadas entre las paredes de Los Montalvos en sus más de 70 años de funcionamiento?
     
Cementerio Hospital Los Montalvos
La idea no paraba de rondarme la cabeza, los fallecidos en el hospital se contabilizarían por miles... Y no hacía falta remontarse a la época fundacional cuando dependía del Patronato Nacional Antituberculoso, donde el hospital contaba con más de 600 camas y la tuberculosis pulmonar hacía estragos entre la población, tanto es así, que se tuvo que construir un cementerio propio en las inmediaciones del sanatorio, donde albergar a los fallecidos que carecían de familiares o que por diversos motivos, éstos no querían hacerse cargo del cadáver. Dicen que los hospitales son lugares singulares de vida y muerte, y éste desde luego, más de muerte que de vida, sólo con deciros que aquí, en Medicina Interna, tenemos un número de fallecimientos superior que en la propia Unidad de Cuidados Paliativos... 
     
LA NIÑA DE LA ENCINA       
Bueno a lo que iba, que se me va el santo al cielo, volviendo a lo de las almas atrapadas o almas en pena,  durante años este hospital ha sido el centro de leyendas de toda la zona. Una de estas leyendas cuenta que, a veces, en las noches de verano, cuando el viento del sur cruza veloz y frío entre las pequeñas encinas que pueblan el mirador, hay quien asegura haber escuchado risas de niña (del libro Sanatorio de Los Montalvos. Guía para una Visita). Se trata, como algunos de vosotros ya habréis adivinado, de LA NIÑA DE LA ENCINA. Ésta es su historia...
     
     
Seguro que habéis oído hablar de la niña del hospital. Varios programas de televisión y periódicos dieron a conocer su historia...
     
Lucía era una niña de nueve años, tenía a su madre ingresada en este hospital, venía todos los días a verla desde un pueblo cercano. Pero un día esa niña desapareció, la vieron entrar en el hospital, estuvo con su madre, la madre murió esa misma tarde. La niña no regresó al puebo con su abuela; el portero juró y perjuró que la niña no salió del hospital.
     
¿La Niña del Hospital Los Montalvos?
Varios son los testigos que aseguran haber visto el espíritu de la niña recorriendo el hospital; en su día grabaron psicofonías, que no se han conservado, pero sí sus transcripciones... "mamá búscame"... "tengo hambre"... "no puedo salir" "ANIBAL"
     
Recientemente y por casualidad, curioseando en el hospital, encontré medio escondido, un trozo de papel bastante deteriorado. Después de leer los restos con detenimiento, comprendí que era un juego que una niña proponía a su madre para que la encontrara. El papel que utilizó era un documento hospitalario, en el que figuraba una fecha, casualmente en ese año desapareció la niña.
     
Seguro que era Lucía. La entrada a los niños estaba prohibida en este hospital, aquel caso fue excepcional, la madre era trabajadora del hospital y había enfermado cuidando a enfermos tuberculosos.
     
He intentado seguir la primera pista que la niña proponía a su madre, pero no conseguí nada. Abandoné la búsqueda más por miedo que por otra razón; durante los días que duró la búsqueda tuve la terrible sensación que no estaba solo. 
     
Os dejo la primera pista que apareció en el papel..

     
"Si te gusta cantar,
sube, levanta la tapa
y me encontrarás."

     
SE VALIENTE Y ENCUÉNTRALA 
            
     
Bueno, esta es la historia de La Niña del Hospital Los Montalvos, o La Niña de la Encina, como se la conoce coloquialmente. ¿Mito, leyenda o realidad? No lo sé... pero desde luego una de tantas curiosidades de este histórico y maravilloso Hospital que, pese a todo y contra viento y marea, sigue en pie, vivito y coleando.
   
     
         
      
     
OTRAS CURIOSIDADES MONTALVERAS...
     
El que en su día fuera el sanatorio antituberculoso más grande de España, con capacidad para más de 600 camas, reconvertido hoy en centro socio-sanitario de referencia en Castilla y León, acumula en sus más de 70 años de historia, multitud de curiosidades, mitos y leyendas. Pasen y vean...
     
MATERIALES UTILIZADOS.  Según La Gaceta Regional del día 26 de Abril de 1935, en el Sanatorio de Los Montalvos "se invertirán siete millones de ladrillos; seiscientos mil kilos de hierro; veintidós mil metros cuadrados de pavimento; trece mil metros cuadrados de azulejos y tres mil de cristales; mil doscientos metros cuadrados de ventanas; mil quinientos de puertas; dos mil quinientos metros cuadrados de corcho y quinientos sesenta lavabos".
     
13 AÑOS DE CONSTRUCCIÓN. Ese es el tiempo transcurrido desde que el 25 de abril de 1935 se colocó la primera piedra del Hospital Los Montalvos hasta que en el año 1948 llegaron los primero enfermos. Las razones para tanta tardanza fueron que en el año 1936 comenzó la Guerra Civil Española, que se alargó hasta 1939, paralizando prácticamente su construcción. Una vez acabada la contienda las obras avanzan a un ritmo muy lento debido a las enormes dificultades económicas de la postguerra, hasta culminar definitivamente su construcción en 1948. [Ver entrada blog COMPLEJO ASISTENCIAL UNIVERSITARIO DE SALAMANCA... LA CONSTRUCCIÓN INTERMINABLE]
     
En el año 1937, en plena guerra civil, para solucionar el problema de la construcción del camino de acceso al sanatorio, se utilizaron BRIGADAS DE RECLUSOS.
     
El fundamento arquitectónico de la profundidad de las terrazas en la fachada principal es de hacer de "BRISE SOLEIL", de forma que la habitación se solea no incidiendo el sol directamente, y se evita el choque frontal de las lluvias en tromba, determinada por los vientos del Oeste.
     
     
El edificio que hoy alberga la UNIDAD DEL DOLOR estaba ideado inicialmente para una Escuela de Enfermeras, y como esta labor de enfermería fue encomendada en su mayor parte a religiosas, quedó destinado primero para asistir a médicos enfermos de tuberculosis o sus familiares, más tarde a enfermos llamados "distinguidos" por pagar una cuota especial que al principio se estableció en 25 pts. diarias (año 1950) y posteriormente quedó para residencia de las monjas.
     
La TUBERCULOSIS ocasionó en el año 1920 en España 37.393 fallecidos, de los cuales 29.962 lo fueron por tubercolosis pulmonar.
    
La FIESTA DE LA FLOR era una Fundación del Real Patronato Nacional Antituberculoso, que comienza en el año 1913 y estaba encaminada a recaudar fondos para la mejora en el tratamiento de la tuberculosis. Se llamaba así porque en las cuestaciones se regalaba a los participantes una flor. Las mesas, llamadas de postulación, estaban presididas por personas de relevancia o esposas de políticos significativos. Se efectuó de forma ininterrumpida hasta el año 1930, para desaparecer desde el año 1931 hasta el año 1941; comenzando de nuevo en el año 1942 hasta el año 1969. Se realizaba anualmente en el mes de septiembre. En Salamanca hasta el año 1948 se hacía en fechas coincidentes con la feria y a partir de este año se acordó posponerla al día 21 de septiembre, festividad local de San Mateo. Su organización, así como la administración de los fondos obtenidos, corría a cargo del Gobernador Civil, como Delegado Provincial del Patronato Nacional Antituberculoso.
     
El sanatorio no recibió ni donaciones ni herencias de importancia, pero sí algunos REGALOS entre los que cabe destacar el armonio para la iglesia, entregado por la empresa constructora "García Jimeno e Hijos", la imagen de la VIRGEN DE LA MERCED por los proveedores de la leche y la cámara de cine que regaló el Gobernador Civil Otero Aenlle. En el año 2016 una paciente dejó su HERENCIA, consistente en cantidades de dinero en varias cuentas bancarias y un piso situado en la capital salmantina, a la Unidad del Dolor del Hospital Los Montalvos.
     
     
GASTOS. En el año 1949 el capítulo de gastos de personal en el Hospital Los Montalvos ascendió a 446.546 pts. (12,7% del total) y el de alimentación a 1.978.410 pts. (56,1% del total). Casi 40 años después, en el año 1986 los gastos de personal fueron 285.226.616 pts. (79,6%) y los de alimentación 19.547.942 pts. (5,5%).
     
El CEMENTERIO del Hospital. Inaugurado en 1950, cuando el Ayuntamiento de Carrascal de Barregas compró a Vidal Martín un terreno por 3.250 pesetas de la época para allí construir un cementerio y dederlo después al Patronato Nacional Antituberculoso. Así fue y desde entonces muchos de los fallecidos en el Hospital de Los Montalvos fueron enterrados en ese recinto de 4.500 metros cuadrados, hasta que fue clausurado el 19 de octubre de 1999, aunque la última persona inhumada allí, Francisco Aguado, lo fue el 2 de Abril de 1985.
     
     
CRUZ DE LORENA. El Consejo de la Unión Internacional contra la Tuberculosis, en el Congreso Internacional de Roma de 1928, acordó adoptar como símbolo de la lucha contra la tuberculosis la Cruz de Lorena de doble barra. Esta cruz que Godofredo de Bouillon, príncipe de Lorena, puso de estandarte al conquistar Jerusalén en el año 1.099, se convirtió en el símbolo de las Cruzadas, y de ahí su sentido como emblema de la cruzada internacional contra la tuberculosis.
     
En el Sanatorio Los Montalvos fue donde por primera vez se instalaron en España los "PLAFONES CALIENTES", que proporcionaban una calefacción por radiación. Mediante este sistema, el calor era conducido por una serie de serpentines metálicos alojados en el suelo y en el techo.
     
El "PARALELO 38". Durante los años iniciales del Sanatorio, hombres y mujeres estaban separados físicamente en módulos de hospitalización y comedores diferentes. A esta separación en el interior del hospital se añadió la división del mirador de encinas mediante una línea imaginaria que separaba las zonas de recreo de hombres por un lado, y mujeres, por el otro. A esta línea imaginaria los internos la empezaron a llamar el Paralelo 38, en referencia a la contemporánea Guerra de Corea (1950-1953).
     
La Fundación DOCOMOMO IBÉRICO dedica cada año el Día Mundial de la Arquitectura a la colocación de placas informativas en edificios paradigmáticos de la arquitectura moderna incluidos en los Registros Docomomo Ibérico. En el año 2012 el Hospital Los Montalvos recibió una de estas placas conmemorativas en reconocimiento de su valor arquitectónico.
     
Los SANATORIOS ANTITUBERCULOSOS. Así era el ambiente de los muchos sanatorios antituberculosos que poblaron la geografía española tras la Guerra Civil: Reposo, camillas al sol, salas corridas bien ventiladas, habitaciones individuales para los enfermos más graves, toses, ataques de tos, hemoptisis horrendas, agujeros en los pulmones, radioscopia de tórax, cruces de la tuberculina y muerte, mucha muerte.
     
El Hospital Los Montalvos ha sido el escenario de grabación de algunas de las secuencias de la webserie AMIGOS DE SANGRE - ADES tanto en su primera temporada, como en la segunda. ADES ofrece a los espectadores lla visión del lado más oscuro de nuestra ciudad (delincuencia, droga, marginalidad y violencia) a través de las aventuras y desventuras de unos jóvenes salmantinos de clase media-baja.
     
ASISTENCIA HOSPITALARIA EN SALAMANCA. En el siglo XII se fundaron cuatro hospitales, a los que siguieron muchos otros, hasta veintiséis. Felipe II ordenó fusionarlos en 1.581 en el Hospital General o de la Santísima Trinidad (edificio hoy ocupado por el colegio de las Siervas de San José, calle Marquesa de Almarza). Quedaron fuera de la fusión el Hospital del Estudio, Santa María la Blanca (enfermedades venéreas), San Lázaro (leprosos) y Rocamador (peregrinos). El hospital de dementes se abrió en el colegio de Solís en 1.851 (por eso la llamada Cuesta de los Locos), el actual Hospital de la Santísima Trinidad fue inaugurado en 1.904, el Provincial en 1.930, el sanatorio antituberculoso de Los Montalvos en 1.948, la residencia sanitaria de la Seguridad Social Virgen de la Vega abrió sus puertas en 1.965 y once años después lo hizo el Hospital Clínico Universitario.
     

    
      
ENLACES DE INTERÉS:
     
     

6 comentarios:

  1. Buenas noches, compañero
    Acabo de pasar un buen rato leyendo esta historia. Raro será el hospital que no tenga alguna en su haber, de las de dar miedito. Gracias y un saludo desde Asturias.
    A.

    ResponderEliminar
  2. Buenas
    Me resulta muy interesante la historia y me gustaría hacer un reportaje, podría ponerse en contacto conmigo de alguna forma?
    A la espera de sus noticias
    Un saludo

    ResponderEliminar
  3. Me parece de poco profesionalidad referirse a una paciente terminal definirla publicamente como moribunda. Falta de respeto. Poca profesionalidad. Falta de vocacion...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Moribundo, da
      1. adj. Que está muriendo o muy cercano a morir.
      (aplicado a personas, usado también como sustantivo)
      Diccionario RAE

      Eliminar
  4. Anónimo19:33:00

    "Aquellos que tienen la fuerza y el amor para sentarse junto a un paciente moribundo, en el silencio que va más allá de las palabras, sabrán que ese momento no asusta, ni es doloroso... ser testigo de una muerte pacífica es como observar una estrella fugaz."
    ELISABETH KÜBLER-ROSS

    ResponderEliminar
  5. Anoche era su noche
    Estuve estos días por un familiar ingresado
    Entre las encinas paseando me fijé en esos viejos bancos olvidados...
    Por ella no sigue esperando y mientras las fotos hacia...
    Ella miraba.
    Preguntándose qué hace enterrada en el cementerio si ella está viva

    ResponderEliminar